Entre China y Mongolia surge una región árida gobernada por el viento, su escaso follaje no impide que este lugar sea admirado por sus dunas las cuales adornan casi todo el territorio formando extrañas figuras que combinadas con los rayos solares ofrecen a los turistas y habitantes un espectáculo natural sin precedentes.

 

En el idioma chino Shao-mo y han-hai son los nombres asignados para este lugar, en español simplemente se le denomina: Desierto de Gobi. r> r> Gobi no sólo es visitado por sus maravillas naturales, también la historia viene a verla a través de paleontólogos quienes escarban dentro de sus espesas arenas riquezas prehistóricas que datan de cientos de millones de años. Este desierto es considerado por los especialistas como el depósito más rico de la era de los dinosaurios. r> r> >Ubicación exacta r> r> El desierto de Gobi, uno de los desiertos más grandes del mundo es una gran región desértica ubicada entre el norte de China y el sur de Mongolia. Se encuentra rodeado por las montañas de Altai y las estepas de Mongolia por el norte y la meseta del Tíbet y la planicie del norte de China por el suroeste. La palabra gobi significa "desierto" en mongol. El Gobi está compuesto por diferentes regiones geográficas y ecológicas, basadas en sus variaciones de clima y topografía.

 

Un vistazo a la historia... r> r> Existe varios nombres para asignar a este desierto, en China shao-mo "arena del desierto" y han-hai "gran mar" Históricamente, el Desierto de Gobi se destaca por haber sido parte del imperio Mongol y por la localización de varias ciudades importantes a lo largo de la Ruta de la Seda.

El viajero italiano Marco Polo, su padre y su tío fueron los primeros europeos en atravesar el Gobi, en el año 1275. La siguiente travesía registrada fue la del sacerdote jesuita francés Jean François Gerbillon (1654-1707) a partir de 1680. En épocas más recientes, varias expediciones han explorado el Gobi, incluidos los viajes organizados por el explorador sueco Sven Anders Hedin. r> r> >Midiendo la temperatura r> r> El clima del desierto de Gobi es extremo, combinando rápidos cambios de temperatura, no sólo a lo largo del año, sino también en cuestión de 24 horas. La temperatura promedio en invierno se encuentra entre los - 40ºC mientras que en el verano el clima va de moderado a caliente, con máximas de 45ºC.

Toda el área del desierto se caracteriza por su aridez extrema, principalmente durante el invierno. En cuanto a la primavera y el verano se presentan las tormentas de hielo y nieve. r> r> >Zona animal y vegetal r> r> Dentro del desierto y las regiones circundantes se pueden encontrar paseando por las rocas y las arenas una gran cantidad de animales cuyo sistema de adaptación se ha acoplado perfectamente al ambiente. Dentro de este grupo se pueden apreciar: la gacela de cola negra, los leopardos de la nieve, los osos pardos y los lobos.

Las tres cuartas partes del área del desierto tienen una fina vegetación de hierbas, arbustos y espinos, suficiente para alimentar los rebaños de los pastores nómadas que viven en la zona; hay agua en pozos y en algunos lagos poco profundos. Es posible encontrar arbustos adaptados a la sequía tales como la Salsola Passerina, y la artemisia cana. r> r> >Desenterrando fósiles r> r> En las profundidades del desierto de Gobi se han encontrado los más increíbles hallazgos fósiles de la historia, incluyendo los primeros huevos de dinosaurio. r> r> Los yacimientos del Gobi datan del Cretácico, uno de los periodos geológicos más críticos para la supervivencia de determinadas especies.

Michael J. Novacek, paleontólogo del Museo Americano de Historia Natural, quien organiza expediciones al Gobi desde 1990 señala: “este sitio es una mina”, y agrega, “esto parece que no se acaba nunca. Cada tres minutos aparece un fósil”. El científico está convencido de que todos estos hallazgos, sobre todo el concerniente a la calavera del Mononychus, ayudará a comprender mejor la asombrosa transformación del dinosaurio en pájaro. También se han encontrado los restos de un nido para cobijar los huevos de una bestia cretácica.

A pesar de su clima y lo agreste del terreno, el desierto de Gobi es visitado por miles de personas quienes concuerdan en afirmar que este paraíso árido forma una de las mezclas más perfectas: muestra prehistórica fosilizada y la exuberante naturaleza viviente.

made with love from Joomla.it
Go to top