Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

SEF Translate

Aunque parezca mentira, aún quedan sitios dónde la mano del hombre no ha transformado el medio, sitios virgenenes dónde el azar ha permitido su preservación, uno de estos es Timor Oriental.

Timor Oriental, un Paraiso Desconocido

Aunque parezca mentira, aún quedan sitios dónde la mano del hombre no ha transformado el medio, sitios virgenenes dónde el azar ha permitido su preservación, uno de estos es Timor Oriental.

Aún quedan sitios por descubrir. Aún es posible llegarse hasta una playa sin bullicio, coronar un monte en solitario, bucear entre arrecifes de coral inexplorados. Aún cabe encontrar un remoto poblado tradicional o vestigios coloniales olvidados... sólo hay que atreverse a dar un paso más allá: Bienvenido a Timor Oriental

En el rosario de islas que se desgrana entre el vientre de Asia y el norte de Australia, entre los océanos Índico y Pacífico, se encuentra Timor Oriental, uno de los países más jóvenes y desconocidos del planeta.

Apartado de las rutas más trilladas del turismo internacional, esta pequeña nación ofrece paisajes naturales y humanos increíbles aptos para todo aquel que busque ceder algunas de sus comodidades a cambio de aliñar su viaje con una buena dosis de aventura.

Nacido en 2002, Timor Oriental ocupa cerca de 15.000 kilómetros cuadrados -un tamaño similar a Las Bahamas- de una isla compartida con la vecina Indonesia, así como un par de islotes menores. Allí conviven 16 grupos étnicos distintos, la mayoría con tradiciones e idiomas propios, como los tetun, los mambai, los fataluku o los galoli.

Durante más de cuatro siglos, Timor Oriental fue uno de los principales enclaves comerciales portugueses en Asia.

Tesoro vegetalr> La codiciada madera de sándalo era el tesoro que escondía esta distante pieza de su imperio de ultramar. Aunque a diferencia de otras regiones, Timor quedó relegado en el olvido de Lisboa. La metrópoli apenas se preocupó de mejorar la situación de los timorenses.

Luego, con la revolución de los Claveles en Portugal en abril de 1974 y la caída del régimen Salazarista, alcanzó la independencia. Pero la alegría duró poco en el país más pobre de Asia.

Tres meses después y con el respaldo indispensable de Estados Unidos y Australia, el Ejército indonesio lo invadió. Eran los años de la Guerra Fría, Washington acababa de abandonar la desastrosa campaña de Vietnam y Occidente entero miraba con recelo la formación de un frágil gobierno de perfil comunista en Timor Oriental.r> Algunos llegaron a hablar del establecimiento de una "nueva Cuba" en Asia.

La dominación duró 24 años. Casi un cuarto de siglo en el que el Ejército indonesio se empleó con una violencia inusitada para someter a los timorenses, por controlar su vigésima séptima provincia, como fue declarada oficialmente en 1976.

Tras largos años de una historia convulsa, esta nación se asoma tímidamente como uno de los destinos más prístinos e interesantes del planeta.

La combinación de su historia, un paisaje espectacular, una cultura muy sólida y un pueblo que ha visto tantos cambios en tan poco tiempo, por sí sólo hace que Timor Oriental sea un lugar de interés para el mundo entero de muchas maneras diferentes.

Su capital, Dili, es un imán para quienes buscan playas solitarias, escenarios naturales imponentes y mucha aventura. Desde esta urbe, se pueden acceder a las principales rutas y paquetes turísticos, que incluyen buceo de talla internacional a buena cantidad de sitios.

Conviene saber...r> La República Democrática de Timor Oriental es un país del sudeste de Asia, que consiste en la mitad oriental de la isla de Timor, las islas vecinas de Atauro y Jaco, y también Oecussi-Ambeno, un enclave político de Timor Oriental situado en el lado oeste de la isla, rodeado por Timor Occidental que forma parte de Indonesia.

Llamado anteriormente Timor Portugués, el país fue invadido por Indonesia en 1975, que la ocupó hasta 1999. Después de un referéndum de autodeterminación patrocinado por la ONU, obtuvo su independencia en 2002.

Referencia subacuáticar> Pero sin duda, el plato fuerte turístico de la isla de Timor Oriental es el submarinismo. Para todo aquel dispuesto a zambullirse en el mar, la costa norte de ese país, ubicado entre los océanos Índico y Pacífico ofrece una veintena de puntos de nivel internacional para la realización de esta actividad... y el aliciente de su estado casi virginal.

Entre ellos destacan, por orden de proximidad a Dili, el Jardín Secreto, la Roca Negra, la Playa Dólar, el Kilómetro 41, los Hoteles, la Roca de Bob, el Punto de los Tiburones Ballena, la Grieta de Jim y Com.

Un variado abanico de opciones para disfrutarr> El único bullicio de Timor Oriental puede encontrarse en los mercados de verduras o tais -un apreciado tejido artesanal- y, las tardes de los fines de semana, en la playa.

Una visita somera a Dili, la capital de Timor, no debe dejar de lado la estatua de Cristo Rey, levantada en un alto en el extremo oriental de la capital; la antigua sede del Gobernador; el Hotel Turismo; la vieja Cámara de Comercio china; la catedral de la Inmaculada Concepción, la mayor del Sudeste Asiático, y la iglesia de Motael; y, el largo paseo marítimo que abraza la bahía de Dili.

Además, desde la capital de Timor Oriental se puede acceder a varias playas próximas, en su mayoría desiertas, y a Atauro, un islote de menos de 10.000 habitantes, donde se pueden organizar inmersiones en distintos puntos de interés, paseos en barca para avistar ballenas y delfines, y marchas de distinta intensidad por la montaña.

Más posibilidadesr> Para quienes buscan terrenos más inexplorados, en Timor Oriental hay varias posibilidades. Una de las rutas más sorprendentes es la que, a lo largo de la costa septentrional, lleva desde Dili a la idílica isla Jaco, en el extremo oriental del país.

El camino ofrece pasajes deliciosos, tanto en la temporada seca como en la época de lluvias, y la posibilidad de dejarse caer por pequeñas localidades como Manatuto, Baucau, Lautem, Tutuala y Com.

Algunas, como Baucau y Lautem transpir

contentmap_plugin
Go to top