Ya Recibes nuestro Boletín de Novedades? Inscríbete aquí

 

 

Más de tres siglos de historia sitúan a Sudáfrica entre los 10 primeros países productores de vino a nivel mundial.

 El país cuenta con 18 Rutas de Vinos y unos 2.000 vinos para degustar, la mayoría se localizan en la región del Cabo Occidental.

El vino en Sudáfrica cuenta con más de tres siglos de historia y sitúa al país entre los principales diez países productores de vino del mundo. Gracias a las hábiles técnicas locales de recolección y fermentación de la uva y la presencia de un hábitat favorable y un terreno fértil apto para la viña, el vino sudafricano ahora se exporta y se aprecia en todo el mundo.
Sudáfrica cuenta con 18 Rutas de Vinos y 2.000 vinos para degustar, la mayoría de la producción vinícola del país se desarrolla en el Cabo Occidental, concretamente en la zona suroccidental cerca de la región costera.
A solo 35 minutos en coche de Ciudad del Cabo, Stellenbosch y sus 60 propiedades vitivinícolas son considerados capital del vino sudafricano. Su primera ruta del vino fue inaugurada en 1971, en un hermoso valle adecuado para el cultivo de viñas. La Ruta del Vino de Paarl, por otro lado, incluye más de 40 bodegas, muchas de las cuales también están involucradas en la producción de quesos locales y aceite de oliva.
Una de las rutas más interesantes y que vale la pena visitar es la Ruta del Vino Constantia, la más antigua del país, que alberga algunas de las propiedades más famosas de la zona, como Groot Constantia, Klein Constantia y Buitenverwachting. Mientras que las rutas del vino menos conocidas, pero a la vez fascinantes, incluyen Worcester, Tulbagh, Wellington y Somerset West en el centro de la región de Helderberg.
Si bien Western Cape es la zona más conocida por sus vinos, también resulta fácil encontrar tours sugerentes para descubrir los buenos vinos locales en algunas otras provincias. Para los verdaderos amantes del vino también hay un recorrido por la famosa Ruta 62, la ruta del vino más larga del mundo, desde Cabo Occidental hasta Cabo Oriental, pasando por ciudades características como Oudtshoorn, Langkloof, Barrydale, Montagu, Ashton, Robertson y Ceres. El recorrido ofrece una amplia gama de experiencias: visitas a bodegas y reservas naturales, visitas culturales y actividades al aire libre.
Los que realmente aman explorar lugares naturales, la Ruta Kokerboom Food & Wine es la mejor experiencia. Localizada en el Cabo Norte, donde se encuentran los desiertos del Kalahari y Nama-Karoo, fluye el Gran Río Gariep (Río Naranja), dando vida a tierras típicamente áridas a ambos lados del caudal y convirtiendo el área en un oasis. Es aquí donde los viajeros pueden experimentar la Ruta Kokerboom.
La ruta se encuentra localizada en una zona desértica, con veranos calurosos (hasta 45° C) e inviernos con noches frías. El Río Orange fue una vez llamado "El regalo de Dios a la sed de África del Sur" y el cinturón verde a lo largo de las orillas del río contrasta con los acantilados rocosos. La irrigación del agua ha extendido el cinturón verde hacia el desierto, haciendo posibles hectáreas de viñedos y otro tipo de agricultura. El diez por ciento de los viñedos de Sudáfrica se encuentran en el valle del Río Orange y en el sur de Kalahari. Esta ruta lleva al viajero a una de las zonas más interesantes y bellas de la provincia del Cabo al Sur de Sudáfrica y abarca las ciudades y asentamientos de Keimoes, Kanoneiland, Kenhardt, Augrabies, Upington y Marchand.
Sudáfrica es realmente un país rico en hermosos paisajes naturales y un punto de referencia para todos los entusiastas de la cultura del vino. Los viajeros que buscan relajarse y desean aventurarse y descubrir todos los secretos del vino y las bodegas locales encontrarán en Sudáfrica su paraíso.

Go to top